¿Después de los 30 es mas difícil bajar de peso? Entonces logra tener en cuenta estos factores

loading...

Como si la pérdida de peso no fuera lo suficientemente difícil, la ciencia dice que cuanto más envejecemos más difícil es mantener y construir la masa muscular, y también quemar grasa. Aún más difícil es con las responsabilidades nuevas, con las familias en crecimiento y los ascensos de trabajo que se interponen en el camino. La idea de seguir una dieta estricta podría ser seriamente desalentadora, pero la buena noticia es que no necesitas hacerlo. Se trata de seguir algunos consejos y hacer ciertos cambios en tu estilo de vida. Aquí te revelamos algunos trucos para bajar de peso después de los 30.

Más proteínas en el desayuno

Todos tenemos un metabolismo más lento a medida que envejecemos, pero lo que podemos hacer para luchar contra eso es asegurarnos de que la masa muscular está allí. Una manera de hacerlo es mediante el consumo de proteínas. Para mantener (o ganar) masa muscular es necesario hacer ejercicio, pero la proteínas ayudan mucho.

Edulcorantes artificiales

De acuerdo con la Escuela de Harvard de Salud Pública, el consumo de edulcorantes artificiales realmente puede aumentar los antojos de dulces y llevar a la ingesta de calorías en exceso. Marcas comunes como Sweet N ‘Low y Splenda son en realidad de 300 a 600 veces más dulces que el azúcar real y, como resultado, envían al cuerpo en búsqueda de dulce. También hay una preocupación de que los edulcorantes artificiales pueden aumentar el riesgo de demencia y accidentes cerebrovascular.

Comer cada pocas horas

Comer 5 comidas pequeñas en lugar de una gran comida parece razonable, pero sólo si el consumo de calorías totales es el mismo.

Entrenamiento cardiovascular

Es importante mantener el cardio en la rutina porque el ejercicio aumenta nuestro metabolismo. Se necesitan al menos 150 minutos por semana, pero lo más recomendable es alcanzar los 220.

No alcohol

Citas, cenas con amigos o fiestas logran hacernos consumir al menos uno o dos vasos de vino, los cuales se van a nuestra cintura. Muchas personas consumen alcohol después de un estresante día en el trabajo, y precisamente durante la noche es el peor momento para ingerir tantas calorías.

Más agua

Menos alcohol y más agua es una de las maneras más simples de aumentar los resultados de pérdida de peso a cualquier edad, y puede ser especialmente útil a medida que envejecemos. Según un estudio publicado en la revista Obesity, beber un cuarto de litro de agua antes de las comidas puede conducir a una mayor pérdida de peso. La razón detrás de esto es que el agua nos llena y ayuda a aumentar los sentimientos de plenitud, lo que le hace comer menos y frenar los antojos.

Tecnología fitness

Si no puedes ir al gym, entonces tienes que traer al gym a ti. Hay muchas aplicaciones que nos ayudan a establecer una rutina, sin embargo no debemos olvidar que necesitamos un entrenamiento regular.

No eliminar grupos enteros de alimentos

Es posible que hayas dejado los carbohidratos o productos lácteos en tu juventud en un intento rápido de perder unos cuantos kilos, pero ahora que eres un poco más viejo y más sabio. Al eliminar grupos de alimentos enteros de tu dieta creas deficiencias de nutrientes y en realidad haces más difícil para tu cuerpo perder peso y mantener la pérdida a largo plazo, porque no es sostenible.

Desayunar

Si te saltas el desayuno, no estás solo. Millones de personas renuncian a su combustible de la mañana todos los días de acuerdo con las encuestas. La mala noticia es, que saltarte tu primera comida puede evitar que logres la pérdida de peso que deseas, ya que consumirás más calorías en tu siguiente comida.

loading...

Ingesta de calorías

Un informe publicado en American Psychologist analizó 31 estudios separados a largo plazo que examinaron a los participantes en las dietas bajas en calorías, y encontró que en cuatro o cinco años, la mayoría de las personas en estos estudios recuperaron el peso que habían perdido.

Intervalo de entrenamiento

Es mejor trabajar con pulso de 50 a 85% del máximo para tu edad (alrededor de 190 para 30 años).

Comer y ver la televisión

Es probable que comer mientras vemos la televisión nos conduzca a un mayor consumo de alimentos poco saludables.

Recuerda estos factores y verás que no es tan difícil obtener el cuerpo y salud que deseas. La constancia es la clave de todo.

Grasa

No debes tener miedo de la grasa, sino más bien acercarte a ella con precaución. Las grasas saludables como las que se encuentran en los aguacates y las nueces ayudan a la pérdida de peso, pero específicamente cuando se comen con moderación.

Divertirse

Si no lo disfrutas, lo más probable es que no lo hagas. Los entrenamientos a menudo se sienten como otro elemento en la lista de tareas pendientes. Se trata de no caer en la rutina y buscar la manera de ejercitarnos y disfrutar el entrenamiento.

Compañero

Para continuar con el tema de la diversión, no hay nada más agradable que hacer ejercicio con un amigo o pareja. Una investigación publicada en el Journal of Consulting y Psicología Clínica encontró que las personas que se embarcaron en un programa de pérdida de peso o ejercicio con amigos fueron capaces de mantener su pérdida de peso seis meses más frente a los participantes del estudio que lo intentaron solos.

Lesiones

A medida que envejecemos nuestros cuerpos soportan más desgaste, y desafortunadamente esto conduce a una mayor ocurrencia de lesiones. Cosas como el colesterol alto o tal vez algunas lesiones de la espalda empiezan a surgir. Esto puede impedir que vayamos al gimnasio y entrenemos. Es importante consultar con un profesional sobre los ejercicios que podemos hacer en tales casos.  

Entrenamiento por la mañana

Una investigación publicada en el Journal Physiology reveló que el ejercicio en un estado de ayuno hace que nuestros cuerpos quemen más grasa y previene el aumento de peso. Tardas unas semanas en crear un hábito, así que pon tu alarma y a levantarse.

Comer antes de dormir

Comer pesado antes de ir a la cama no se aconseja si tu intención es descansar bien. El sueño es vital cuando se trata de la pérdida de peso. Si comemos mucho justo antes de dormir, el organismo tiene dificultades para digerir el alimento. Tampoco es bueno hacer ejercicio justo antes de acostarse, ya que aumenta la temperatura del cuerpo, y el sueño se interrumpe.

Es importante aclarar que TODA la información contenida en DESTACA2 tiene un fin INFORMATIVO exclusivamente, y que en ningún momento debe ser considerada como asesoramiento, diagnóstico o tratamiento médico profesional. Nunca deje de buscar asesoramiento médico, no ignore el consejo médico, ni demore en buscar asistencia médica por algo que haya leído en este Sitio.

fuente

loading...